jueves, 20 de abril de 2017

amoRR

Este dolor también es parte de mi. Es parte de lo que soy.
Pero no soy yo.
Voy a dejar de rechazarme por haber confiado, amado, entregado. Por haber salido al mundo sin armaduras, ya que jamás salí a la batalla. Por haber flanqueado ante lo que me sorprendió en el camino. También por a veces haber desconfiado, por a veces haberme aferrado en lugar de transitar, por querer a veces que siga siendo mío lo que estaba dando.
Yo no soy estas capas quebrándose. Yo soy el ser que sin miedo sale de entre ellas, acepta, y vuelve a buscar el poder dormido de sus alas. Yo no quiero endurecerme, más quiero que si siento dolor por haber amado, amar más y mejor. <3 <3

8 comentarios:

  1. Es admirable esa capacidad que tiene el ser humano para recuperarse desde lo más profundo. Y la tuya es maravillosa, sos un ser etéreo y transparente, un pozo no es lugar para vos.
    Me encantaron estas palabras, el retorno al vuelo está en marcha, no vuelvas a la oscuridad.

    ResponderEliminar
  2. No hay que endurecerse, que horror, hay que ser flexible como un junco bien aferrado a la tierra pero que puede volar cuando lo mece el viento.

    Es mejor dejar y que te dejen que no haber amado nunca.

    Las armaduras nos aprisionan se oxidan y acaban por enmohecernos el corazón.

    Me encanta tu blog, Luzbeth, lleno de Arte y sensibilidad. Me gusta como escribes. Me apunto a seguirte en tu viaje desde ya.

    En mis blogs también me lo "curro" todo, imágenes y textos. Eso me engancha también de este blog.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Esa no eres tú,eras el resultado de tu dolor,pero ya ves que se puede seguir teniendo huecos en el corazón para amar de nuevo,amar mejor,amar para siempre.
    Me alegro
    Besucos

    ResponderEliminar
  4. Creamos capas de corazas por masticar cristales ... pero con el tiempo aparecen personas que tienen la llave de cada una de ellas.... confianza.


    Un abraz☆

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Pufff...que bonito
    Es verdad que nosotros tenemos una armadura generalmente y que, depende que entorno tengamos, se disuelva o siga ahí mientras nos escondemos en lo más interno de nosotros mismos
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Hola :)
    Me ha gustado ver.. lo que he encontrado.
    Recuerda esto,
    Siempre vale la pena amar, aunque no seas correspondido, aunque no sea duradero o posible. Uno siempre gana,, son otros que pierden. Meditalo.
    Un beso grande
    Me ha gustado pasar por aqui :)

    ResponderEliminar
  7. Esa es la actitud. Hostias nos vamos a dar todos, y más en terrenos amorosos. A partir de ahí, uno puede sentarse a llorar y a machacarse, o aprender, sacarle la parte positiva, crecer... y seguir el camino. Y sin cometer la tremenda estupidez de pensar que hay una meta a la que llegar.

    ResponderEliminar
  8. Sublime manera de sumergirnos en el ayer. Te espero por lo blog cuando gustes...

    ResponderEliminar